Headlines News :
Tecnología de Blogger.

Acuerdo Final - Sí a la Paz

Pregunta de vida

Pregunta de vida

BLOG DESTACADO

Paz en Colombia - Especial Telesur

Construcción de la Paz - II

Hernando Vanegas Toloza, Postales de Estocolmo.

El Proceso de Paz sigue su curso. Lo hace porque es el sentir y el querer de los colombianos pobres, el pueblo. Qué importa que unos narco-paramilitares agrupados en un partido que ensucia la democracia no hayan entendido la grandeza del momento que estamos viviendo.

Por eso trataremos como un ejercicio mental vislumbrar los pasos que debemos seguir para construer correctamente ese nuevo país que queremos. De entre todos los puntos aprobados en el Acuerdo final merece resaltarse el punto del perdón o Amnistía o Justicia Transicional.

Más que continuar una discusión bizantina con los del C a-D sobre el Sí o el No en el Plebiscito, debemos prestar atención a casos supremamente graves que sufren algunos colombianos. La mortalidad Infantil en menores de 5 años por desnutrición o para decirlo más crudamente, por física hambre. Los casos de la Guajira son aterradores. Ya van casi 60 niños que han muerto este 2016 porque sus padres no pueden alimentarlos correctamente. La base de esto es la pobreza y su componente principal, el abandono del Estado. No podrán decir que es un problema de ahora, todo el tiempo los guajiros, los wayuú han vivido sin la mano protectora del estado. Lo nuevo es que hay una situación explosive en ese departamento  y si ese pueblo explota, “ay, ay, mamita mía”.

Mas si es aterradora la situación en la Guajira, en Bogotá, la capital de Colombia!, están aumentando los casos de desnutrición infantil. En Bogotá las cifras de Desnutrición Infantil podría llegr al final de 2016 a 2.958 casos en la población de 0 a 5 años, o sea, hay una tendencia al aumento ya que en 2015 se registraron 2.864 casos, según los datos aportados del Sistema de Vigilancia Alimentaria y Nutricional de la Secretaría de Salud de Bogotá.

Las cifras nacionales del Instituto Nacional de la Salud (INS) muestran que, hasta mayo de éste año 2016, 101 niños menores de 5 años murieron por desnutrición o alguna enfermedad relacionada. Èstas cifras son muchísimo más preocupantes que los detallitos del Acuerdo Final suscrito entre las FARC-EP y el Gobierno colombiano.

Otro punto especialmente importante es la situación de Simón Trinidad preso en las cárceles de USA, extraditado por el ex-presidente Uribe Vélez, en venganza porque las FARC-EP no le hizo caso para sentarse a la Mesa con él. Simón sobrevive en situación aterradora que no se compadece con el estatus que tienen los Estados Unidos como nación y país desarrollado. Está por verse si el Tío BO demuestra la realidad de su pensamiento con la repatriación de Simón ya que él ni es narcotraficante ni participó en la retención de los contratistas estadounidenses que, entre otras cosas, estaban realizando labores de espionaje bajo el supuesto de la guerra a las drogas.

Finalmente quisiéramos dejarlos con la siguiente reflexión de Jhon Carlin:  


Ver más

Casos de desnutrición infantil en Bogotá se mantienen

Los niños wayuus siguen muriendo de hambre

informe "La maldita tierra" - CNMH

Centro Nacional de Memoria Histórica (CNMH).
La maldita tierra, la nueva publicación del Centro Nacional de Memoria Histórica (CNMH), cuyos relatores son César Molinares y Nathan Jaccard, es una minuciosa investigación periodística sobre los años terribles, entre mediados de los 80 y 2000, que padeció el departamento del Cesar por la confrontación armado y, en especial, los seis municipios de la llamada zona minera donde están instaladas grandes empresas carboníferas. Los habitantes de esta región, más que prosperidad y desarrollo, han sufrido todo el rigor de la guerra
El departamento de Cesar es uno de los más ricos de Colombia. Pero también es el mejor ejemplo —o quizás el peor— de lo que ha sido la disputa por la tenencia de la tierra en el país. Campesinos, sindicalistas, empresarios, trabajadores, agricultores, líderes, políticos, mujeres y niños, hacen parte de la numerosa lista de víctimas de una guerra que ha tenido de trasfondo el control de miles de hectáreas de las tierras más prósperas que tiene el país.
El informe habla en detalle de las causas del auge guerrillero a partir de los años ochenta y la llegada de los paramilitares a la región a mediados de los noventa. También analiza el “sistema industrial de saqueo” de recursos públicos que impusieron estos últimos, la oleada de asesinatos de políticos, sindicalistas y líderes sociales que desataron, y explora a profundidad el papel de las empresas multinacionales y nacionales en todo lo ocurrido.
En los últimos 30 años el conflicto armado ha dejado a su paso por Cesar 72 mil víctimas, entre ellas 6.000 personas asesinadas, 66 mil desplazadas, 1.200 desaparecidas y 2.524 secuestradas, además de huérfanos, viudas y campesinos que abandonaron y malvendieron miles de hectáreas. (Red Nacional de Información, 2016).
En el medio, sectores del Estado, que deberían velar por los derechos de la sociedad en su conjunto, privilegiaron los intereses de unas élites políticas y económicas, que han bloqueado la solución al conflicto armado y agrario, lo que terminó siendo uno de los principales combustibles de la violencia.
Además, las grandes empresas mineras que fueron llegando a la región, y se instalaron como la gran esperanza de desarrollo, a pesar de generar empleos y dejar miles de millones de pesos en regalías, también multiplicaron los conflictos.
Entre 1996 y 2006 en La Jagua, Becerril, Codazzi, El Paso y Chiriguaná, que tenían unos 140.000 habitantes, fueron desplazadas casi 58.000 personas y otras 6.000 fueron asesinadas. Hoy en día los campesinos desplazados intentan que les devuelvan sus tierras, pero se encuentran con que éstas están en manos de socios y cómplices de los paramilitares, terratenientes, ganaderos y compañías mineras.
La maldita tierra muestra los momentos clave para entender la violencia en el departamento de Cesar y le da voz a muchos de los protagonistas, testigos y sobrevivientes, como un aporte a la verdad y a la memoria sobre la barbarie que ha padecido la Costa Caribe colombiana. Esto cobra mayor relevancia en momentos en que el país empieza a hacer el tránsito a un escenario de posconflicto y en el que se hace sustancial esclarecer esas zonas grises.
El cuadro que dibuja este texto tiene aún muchas preguntas sin respuesta, relevantes para el proceso de esclarecimiento que se abre con la firma de un acuerdo de paz. Entre ellas, una que ha sido objeto de escasa investigación: ¿hasta dónde las grandes empresas jugaron un papel en los procesos de violencia y despojo de tierras que caracterizan la década terrible del Cesar?

La construcción de la Paz

Hernando Vanegas Toloza, Postales de Estocolmo.

Visualizo la Paz que se vive en Suecia y llego a la conclusión que fue todo un proceso que se re-construye cada día. Por ejemplo, en los jardines infantiles, en los pre-escolares, en las escuelas, en la secundaria, en la universidad, se está reforzando el concepto de PAZ hasta en sus mínimos detalles.

Visualizo la Paz en Colombia y sé que ese proceso será difícil, complicado y complejo. Solo me tranquiliza mi espíritu trémulo que sé cuánto quieren la Paz los colombianos, entre ellos, las FARC. Si no la hubieran querido como la quieren no hubieran hecho este esfuerzo titánico que los ha llevado a la firma del Acuerdo Final y al Cese Bilateral de Fuegos.

En esa visualización veo ríos gigantescos de colombianos marchando hacia la construcción de la Paz. Mas no es una construcción cualquiera, ella será una construcción metódicamente extraordinaria. Cada día será un día de avances, avances que como dice el Dr. Julio César Payán:

Los nuevos avances no se pueden añadir al edificio compuesto por viejos ladrillos, hay que cambiar los ladrillos y remover también los cimientos”.

Estamos apenas en la etapa preparatoria. Primero tenemos de derruir el viejo edificio. Ese viejo edificio que no tolera un remiendo más porque han sido tantos que la corrupción ha permeado todas sus instituciones con cada ladrillo Viejo y corrupto que ha remendado su vetusta estructura. Ejecutivo, Legislativo, Judicial, Militar, Policial. Para hacerlo necesitamos un Partido fuerte, gigantesco, de millones de militantes y adeptos, rápido, recursivo, capaz, inteligente, humilde, sobre todo humilde para que no nos aísle de las masas populares y nos nutra de ellas.

Por ello, no es importante estar en el Parlamento, nido de corruptos y narco-paramilitares. Mas si se tienen algunos escaños allí se hará sentir la voz de denuncia acompañada de movimientos de masas. Vamos por todas las alcaldías y concejos en primer lugar. Un partido se estructura desde la base, desde lo local a lo regional y de lo regional a lo nacional. Haremos una marcha de lo pequeño a los más grande, en evolución y movimiento constante. Iremos hacienda explotar con la fuerza de nuestras ideas las vetustas estructuras y allí donde exploten esas estructuras allí construiremos las nuevas estructuras de la Nueva Institucionalidad.

Ésta avalanche humana irá aprendiendo conv la Pedagogía de Paz a discerner lo fundamental de lo accesorio. Así vamos avanzando hacia la consecución del objetivo central, la toma del poder para el pueblo, para su felicidad. En ese aprendizaje nuestras manos se mancharán, ya están manchadas.


Finalmente, como dice el periodista vasco Unai Aranzadi: “Tenemos las manos manchadas. La Paz mancha”. Y su mancha es indeleble.

https://www.facebook.com/cimaestocolmo.suecia/posts/323469051377647 

Video Si en el plebiscito. Paz para Colombia. CIMA Suecia.

Video Adiós a la Guerra

 

Tendencias

.

Basta de Terrorismo de Estado

Support : Creating Website | Johny Template | Mas Template
Copyright © 2011. CambioTotalRevista - All Rights Reserved
Template Created by Creating Website Published by Mas Template
Proudly powered by Blogger